El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) propuso realizar un mapeo de albergues y un censo de familias afectadas en Juchitán e Ixcaltepec, Oaxaca, tras el terremoto de 8.2 grados que se registró la noche del pasado jueves 7.

“Ambos procesos serán fundamentales para que la distribución de ayuda humanitaria por parte de las autoridades responda a las necesidades específicas de la niñez, que generalmente es la población más vulnerable en este tipo de situaciones”, puntualizó Christian Skoog, representante de Unicef en México.

En un comunicado, el organismo precisó que el albergue oficial ubicado en el Instituto Tecnológico de Juchitán cuenta con centro de acopio y con el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pero requiere de más insumos para poder cubrir las necesidades de las 260 personas allí alojadas, y agregó que hay alrededor de 11 albergues improvisados por vecinos.

Destacó que, según lo observado, los albergues en Juchitán permanecen parcialmente vacíos durante el día, con pocos adultos al cuidado de los niños, ya que muchos trabajan o tienen que proteger sus hogares de posibles robos.

En la noche, la población en los albergues aumenta considerablemente, pero muchos de los afectados, particularmente los niños, se sienten más seguros durmiendo a la intemperie debido a las constantes réplicas, algunas bastante fuertes, como ocurrió ayer.

De acuerdo con Unicef, a medida que se conoce la dimensión de la emergencia se hace evidente que aún queda mucho por hacer para cubrir las necesidades más urgentes de niñas, niños y adolescentes.

Es fundamental hacer todo lo necesario para su regreso inmediato a la escuela, subrayó, y resaltó que es prioritario acelerar la verificación de las escuelas para determinar cuáles son seguras para el regreso a clases y cuáles pueden ser reconstruidas, y desarrollar un plan alternativo para los alumnos de planteles que no pueden ser utilizados por los daños del sismo.

“En la medida en que los niños, niñas y adolescentes regresen a su rutina y a la escuela, su recuperación emocional se acelerará. Sin embargo, muchos de ellos están con miedo y angustia, y es importante que se promuevan también actividades y espacios seguros donde realizarlas para atender el aspecto psico-emocional”, destacó Dora Giusti, Jefa de Protección de Unicef, quien actualmente se encuentra en Juchitán.

De igual manera, sostuvo que el organismo de Naciones Unidas está y continuará presente en las zonas más afectadas por el sismo –cuyo saldo mortal es de 96 víctimas en total–, para apoyar los esfuerzos de las autoridades mexicanas en todos los niveles de gobierno para asegurar el regreso a la escuela, la protección y la recuperación emocional de niños, niñas y adolescentes.

Sin embargo, dijo, se requiere del apoyo del público para poder llevar a cabo exitosamente esa labor.

Proceso

Comments

comments