Las melenas de los leones son una característica que distingue a los machos de las hembras de esta especie de grandes felinos; sin embargo, una leona en cautiverio ha desarrollado una melena.

La leona de nombre Bridget tiene 18 años y la mayor parte de su vida no tuvo una melena. Esta hembra vive en el zológico de la ciudad de Oklahoma.

La melena le creció durante el periodo de marzo y noviembre del año pasado. Aunque los veterinarios siguen sin saber con certeza el motivo de su aparición.

Los mechones de pelo parecen ser más una barba que una melena, como la que desarrollan los machos. Los trabajadores del zológico llaman a este fenómeno “mini melena”. Pero lo que la diferencía de los demás machos del zológico es que su melena solo le cubre una parte de su cara, y no toda. Bridget tiene una hermana pequeña y ella no ha mostrado indicios de crecer una melena.

Aunque este suceso es extremadamente peculiar, las leonas con melenas no es completamente algo del otro mundo. Se han llegado a ver en varias ocasiones cerca del río delta del Okavango en Botsuana, África.

Este es el resultado de una anomalía genética que comparten animales que están relacionados. Los embriones que fueron interrumpidos en la concepción o durante la gestación causan una mutación genética.

Probablemente la mutación ocurrió durante la gestación, ya que el feto al ser expuesto y encontrarse con altos niveles de andrógenos (las hormonas masculinas como la testosterona) es más problable que sea propenso a desarrollar características masculinas.

Una evidencia de esto es que a los leones machos les comienza a crecer su melena alrededor del primer año de vida, cuando comienzan a producir testosterona.

Bridget nació en cautiverio y los veterinarios consideran que el crecimiento de esta melena puede ser una señal de que presenta una condición médica causada por el crecimiento de un tumor en sus glándulas suprarrenales o pituitarias que afecta sus niveles hormonales.

En 2011 una leona de 13 años en el zológico de Sudáfrica comenzó a desarrollar una melena, sus cuidadores descubrieron que esta fue causada por una deformidad en sus ovarios, los cuales contenían celulas normalmente encontradas en los testículos masculinos, causando un incremento en sus niveles de testosterona.

Esta leona sudafricana acababa de tener cachorros, por lo que los veterinarios creen que sus ovarios estaban saludables en el pasado, pero con el tiempo tuvieron una similitud más amplia a los testículos.

Bridget tuvo cachorros en 2007, pero los veterinarios de Oklahoma no saben aún el estatus de sus ovarios. Recientemente le tomaron una prueba de sangre y están esperando resultados. Aún con su melena, esta leona se encuentra saludable para su edad avanzada. Los leones salvajes tienden a vivir 17 años aproximadamente, pero en general, los animales en cautiverio pueden a vivir más.

 

Con información  de National Geographic en Español.

Comments

comments