El certamen de belleza Miss America, con más de 90 años de existencia, anunció que cambiará drásticamente su formato, eliminando la pasarela de bikinis o trajes de baño que era uno de los distintivos del concurso. Con esto el certamen se pone en línea con el movimiento feminista #MeToo y sigue a Fórmula 1, que en esta misma tónica anteriormente eliminó a las modelos o azafatas de sus carreras (en ese caso, no sin controversia, ya que las mismas modelos -conocidas com “grid-girls“- manifestaron su descontento al perder su trabajo y argumentaron que ellas mismas libre y conscientemente realizaban su trabajo, y no eran víctimas explotadas por el patriarcado).

La directora del certamen, Gretchen Carlson, anunció que en la nueva versión de Miss America no habrá bikinis; en cambio, los jueces evaluarán a las mujeres conforme a “quiénes son como persona en el interior de su alma”. Aparentemente, los jueces podrán apreciar mejor el alma de las concursantes en este nuevo formato.

Carlson es parte de una nueva directiva compuesta exclusivamente por mujeres, luego de un reciente escándalo en el que se filtró que los organizadores juzgaban a las candidatas por su apariencia e inteligencia. Según The Guardian, Carlson dijo que muchas mujeres le manifestaron que estaban interesadas en concursar pero desistieron por el apartado de desfilar en bikini con tacones. Aunque la medida es entendible conforme al movimiento social que se está produciendo, algunas personas creen que la decisión afectará el rating y colocará el programa en una crisis de identidad. Se espera que muchos otros certámenes de belleza tomen medidas similares y quizás, en un futuro, muchos podrían incluso desaparecer.

Comments

comments