El Senado mexicano dio este martes otro paso hacia el reconocimiento de los derechos LGBTI en el ámbito nacional, al aprobar una reforma de la seguridad social que extiende las prestaciones a las parejas del mismo sexo. Las modificaciones a las leyes fueron propuestas por Morena, el partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y aprobadas por unanimidad. Ahora tienen que pasar por la Cámara de diputados para su tramitación final.

La iniciativa elimina las barreras que impedían a los cónyuges de personas del mismo sexo disfrutar de prestaciones económicas, pensión de viudez o servicios médicos. La decisión llega tres años después de que la Suprema Corte de Justicia declarara inconstitucionales las leyes estatales que prohibían la unión de parejas homosexuales. “Lo importante es avanzar trecho a trecho y no dar pasos hacia atrás”, explica la senadora de Morena encargada de la iniciativa, Malú Mícher. Las organizaciones LGBTI han recibido la noticia con entusiasmo. “Es una decisión histórica que además envía un mensaje político importante”, dice Iván Tagle, director general de la asociación YAAJ. “El primer dictamen del Senado que se vota en esta legislatura tiene que ver con la diversidad sexual”.

La iniciativa del Senado ha contado con algunos apoyos inesperados. Los cinco senadores del Partido Encuentro Social (PES), un grupo aliado de López Obrador que tiene una agenda social muy conservadora de “defensa de la familia”, se han sumado a la aprobación. Esto supone un contraste con el ideario de su presidente, Hugo Eric Flores, que calificó el matrimonio gay de “una moda”, en una entrevista con este diario el pasado mes de mayo.

Las modificaciones a la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y delInstituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) han sido enviadas a la Cámara de diputados, que tendrá la última palabra sobre la reforma. Sin embargo, no se esperan obstáculos en ese recorrido. La diputada de Morena Celeste Ascencio cree que el cambio legal podría ser votado, sin cambios, por el pleno de la Cámara en las próximas dos semanas.

A menos de un mes de que tome posesión el nuevo gobierno, esta iniciativa devuelve el debate sobre derechos LGBTI al centro de la agenda política y llena de esperanza a las asociaciones que luchan por el matrimonio igualitario. Aunque López Obrador no ha expresado claramente su postura al respecto, ya hay varias iniciativas para impulsar su legalización en todo el territorio – de un total de 32 entidades, esta figura legal está actualmente reconocida solo en 11 estados además de en Ciudad de México. En la Cámara, Morena prevé sacar adelante una reforma del Código Civil para empujar a los estados que todavía no lo reconocen a revisar sus leyes.

En 2016 el presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa para reconocer el matrimonio igualitario en el ámbito federal. Al llegar a las comisiones, una mayoría de diputados la rechazó por considerar que competía a los estados legislar sobre esta materia. Pero los tiempos han cambiado y la fuerza de la izquierda, con mayoría en ambas cámaras y en los congresos de muchos estados, supone un impulso renovado para la agenda de este colectivo.

 

Con información de El País

Comments

comments